Nuevos programas de desarrollo rural

|

Por fin y después de algunos meses de retraso el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura dio luz verde el pasado viernes a la firma de convenios con los 24 grupos de acción local de Extremadura. Ya era una urgencia y algún que otro tirón de orejas ha habido en la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural que es el organismo responsable de la puesta en marcha de los nuevos programas de desarrollo rural, los cuales fueron presentados en el verano de 2007 y aún estaban pendientes de no sé que papeleo según mis informaciones. Lo cierto y verdad es que un buen número de proyectos y de promotores en el medio rural esperan a que comiencen a gestionarse las ayudas para emprender muchas actividades en estado de latencia por la crisis y la incertidumbre que suponía el no saber para cuándo iban a estar operativas.

Parece que finalmente estos convenios, una vez superado el trámite del Consejo de Gobierno, serán firmados y con ello un nuevo periodo para el desarrollo rural en Extremadura comenzará, extensible hasta el 2013. Se trata quizás de la última oportunidad para "chupar" de la teta de Europa en este tipo de programas, y por ello quienes estamos directamente implicados en la gestión y puesta en marcha de las ayudas debemos ser muy exigentes con las actividades y proyectos de futuro, otorgándole mayor peso a las iniciativas innovadoras y con visión de medio y largo plazo, sobre todo pensando en ese posible final que parece estar más cerca. Mucho se ha de mejorar, o al menos así lo entiendo yo, desde los grupos de acción local para darle participación a los ciudadanos que viven en los pueblos, pues aunque en estos últimos 10 años se ha contado con los colectivos sociales, realmente su presencia y peso dentro de las estructuras de los grupos ha sido más bien poca y de mala calidad. La excesiva politización de algunos órganos siempre genera reticencia y distanciamiento entre los ciudadanos. No lo digo yo, lo dicen algunos estudios realizados en el territorio y lo dicen los testimonios que se obtienen al salir un día de copas por la noche o tomarse unas cañas en algún bar. Por tanto, espero y deseo que la oportunidad que ahora se abre sirva, de verdad, para estructurar el medio rural, para que los pueblos comiencen a equipararse en la medida de lo posible con el medio urbano en servicios, y no se pierda la perspectiva que nos hace genuinos y auténticos. Pero sobre todo es más importante que el desarrollo rural se conciba desde la óptica Leader, es decir con un enfoque de abajo hacia arriba. Sólo así estaremos aplicando con eficacia, eficiencia y transparencia estas políticas, y gastando los recursos públicos con verdadera vocación de sostenibilidad y durabilidad social.


0 comentarios :