Obama en la Casa Blanca

No siempre que uno se levanta temprano y enciende el televisor para enterarse de las noticias del día se encuentra con algo tan agradable como lo sucedido en el día de hoy. Ver al afroamericano Barack Obama con la serenidad que le he visto tras ser el vencedor de las elecciones en un país como Estados Unidos, es realmente entrañable. Más o menos quienes nos identificábamos con su discurso y con su manera de hacer política éramos conscientes de que el cambio podría llegar, aunque el hecho de vivirlo desde la distancia y desde el vago conocimiento que pueda tener alguien que solo conoce a este país a través de los medios de comunicación, nos limitaba bastante en el análisis y en la valoración de sus argumentos, en función del tipo de personas y de la imagen que del americano medio tengamos cada uno.

Lo cierto y verdad es que al final y no sin un importante esfuerzo físico, dialéctico y humano, este hombre está llamado a transformar el denominado "país más poderoso del mundo" y por tanto, el más influyente sobre el resto de los que integran el planeta. Por tanto, no podíamos permanecer impasibles y apáticos ante este nuevo hito histórico que se ha producido en esta madrugada y que nos ha tocado el alma a quienes veníamos denunciando y criticando de manera permanente las estrategias políticas de su antecesor, y sobre todo el daño moral y humano que le ha generado a muchos pueblos, por el mero afán de conquistar objetivos económicos y a veces sin justificación alguna. Se abre pues un nuevo periodo y se perfilan nuevas expectativas en América, donde acaso todo comience a ser radicalmente distinto o quizás no tanto como deseamos. En cualquier caso la proeza es digna de alabar y de aplaudir, las comparaciones siempre son odiosas y este hombre debe ser auténtico y escribir algunas de las más bellas páginas de la historia del mundo actual.



1 comentarios :

Satine dijo...

Ciertamente estimado compañero ha sido emocionante...Genial relato como siempre...ya me contarás tu secreto, es que eres el mejón. Besos a tí y tu familia.