Presupuestos en época de crisis

Parece que cada vez está más claro que la crisis económica que tambalea a la economía española en los últimos meses es algo ajeno a cualquier gobierno, y que más bien existe un conglomerado de situaciones con cierto efecto "bola de nieve" que están sorprendiendo incluso a los más puestos en asuntos económicos y que tiene un claro carácter global, tal y como ya se ha reconocido por medio mundo, menos por el principal partido de la oposición en el gobierno de España, que no acaba de encajar tan notable evidencia. La intervención ayer en el Senado de uno de sus principales dirigentes que pretendía desacreditar al gobierno socialista de Zapatero y arremeter de nuevo contra él, culpándole por enésima vez de que exista la crisis y ofreciendo como ya viene siendo habitual "apoyo cero" y alternativas vacías al gobierno y al paquete de medidas ya impulsadas por el mismo, viene a corroborar el poco interés de ese partido por arrimar el hombro en una situación realmente compleja, especialmente para quienes viven situaciones de desempleo o de pérdida de poder adquisitivo.

Su máximo responsable, salió al quite refrendando lo que Zapatero difundía sobre el buen estado de salud del sistema financiero español, reconociendo así el error garrafal de los populares en su intervención en la cámara alta y evidenciando la escasa eficacia opositora que desempeñan, máxime cuando se trata de asuntos tan relevantes para los ciudadanos españoles.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que Solbes presentó en el Congreso dicen recoger el grado de austeridad requerido en momentos como el que atraviesa nuestra economía y aunque claro está que "nunca lloverá al gusto de todos", especialmente para quienes les ha tocado liderar la oposición por la voluntad de las urnas, al final los presupuestos tendrán que salir adelante con el apoyo de los nacionalistas. Espero que el gasto social que presuntamente se mantiene a buen nivel en esta propuesta, siga marcando las estrategias políticas de este gobierno socialista, asegure el estado de bienestar que venimos atesorando y no sea motivo de confrontación política en el futuro. Si hay algo con lo que todos deberíamos comulgar, independientemente del signo político, es que el estado debe velar en la medida de lo posible por el mantenimiento de las pensiones, la sanidad, la educación y todo el paquete de prestaciones sociales con las que contamos en este país.

0 comentarios :