Nuevo repunte del paro

|

Hoy es sin duda un día gris, oscuro y triste para cualquier gobierno serio y preocupado por el bienestar de los ciudadanos, sus gobernados. Las estadísticas que nos desvela hoy la Encuesta de Población Activa (EPA) parecen cumplir los peores augurios que más o menos intuíamos todos: El paro se sitúa en 20.346.300 personas, con una tasa interanual de ocupación del -0,80%, o lo que es lo mismo la cosa está muy "jodida" como dirían los más castizos y comienza a destruirse empleo. Nuestro país no alcanzaba cifras tan malas desde el año 1998, diez años atrás, lo que aún preocupa más, especialmente a quienes tienen la responsabilidad de velar porque esto no continúe mucho tiempo, o al menos establecer políticas de apoyo a los más débiles, que son casi siempre los que popularmente denominamos "curritos", personas sin cualificación, aunque está claro que esta epidemia que ahora se vuelve tan virulenta afecta y puede afectar a todos, menos a los que durante todos estos años se han estado llenando los bolsillos a costa, precisamente, de quienes ahoran sufren estos duros momentos.

Lo decía ayer nuestro presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, la prioridad ahora es el empleo, el intentar lograr que toda la gente tenga un trabajo, ya no sólo para poder abordar el presente sino también para poder soñar con el futuro, para poder generar confianza y para que todo vuelva a la normalidad cuanto antes. No se trata pues de buscar culpables, sino que es hora de arrimar el hombro y de ingeniárnoslas para crear iniciativas y fórmulas para la creación de tejido productivo, o al menos para fortalecer a las empresas para que sigan creciendo y por tanto, generando empleo. Paralelamente es fundamental la articulación de medidas de reestructuración y de reconversión de algunos sectores más tocados y por tanto con heridas más profundas. Extremadura con el 14,60% de tasa de paro se sitúa peligrosamente por encima de la media (11,33%), con una especial repercusión sobre las mujeres, que suponen el 57,16 por 100 de los 71.200 parados/as extremeños/as.

Lo afirmé hace algunas semanas cuando hablaba de la intervención de los gobiernos en la crisis financiera, donde entendía que pensando en los intereses de los ciudadanos y ciudadanas se ponían en marcha medidas excepcionales. Decía yo que esto debería realizarse también en el ámbito del empleo y expresaba allí mi deseo. Pues bien, ahora ya no es que sea un deseo, es una obligación el coger por los cuernos a este toro bravo que nos ha tocado lidiar, y que no tenemos más remedio que matar. Un gobierno socialista, de izquierdas y progresista, ha de estar del lado de los más débiles, así lo ha venido haciendo en los últimos años y ahora, más que nunca, tiene que pensar en la prioridad del empleo, porque lo demás puede ser prescindible.

0 comentarios :