Los telecentros rurales en crisis


Tal y como recoge hoy El País, los telecentros ubicados en el medio rural cuya puesta en marcha se ha realizado desde las arcas públicas (la práctica totalidad de los existentes) corren un grave peligro de desaparecer. Es más, en Extremadura algunos ya han cerrado sus puertas y han comenzado a prescindir de algunos de los técnicos que estaban contratados, los cuales han estado realizando una excelente labor de dinamización tecnológica y siendo verdaderos impulsores del uso y manejo de las nuevas tecnologías, contribuyendo con ello a reducir las distancias de la denominada brecha digital. Una buena amiga, María de los Hitos, puede dar buena cuenta de que esto es así, pues desde hace algunos días engrosa las listas del desempleo en Extremadura, siendo una de esas personas cuyos datos conocíamos esta misma semana y que ponen muy oscuro el panorama del empleo.

Las ventaja que los telecentros tienen para el medio rural nadie lo pone en duda (o al menos así debería ser), pues solo hay que darse una vuelta por cualquiera de ellos, o simplemente leerse las memorias y espacios webs de todos los planes que al respecto se han ejecutado, para poder afirmar que allá donde han estado presentes se hacen imprescindibles. No entiendo que en regiones como Extremadura y en el medio rural donde no tenemos demasiadas oportunidades se nos pueda cerrar el grifo de la tecnología. Comprendo que las tarifas telefónicas, las inversiones en infraestructuras y el coste de personal no es barato, pero pensemos un poco, y seamos más consecuentes con respecto a lo que supone invertir en conocimiento y el futuro tecnológico de un pueblo con escasa población, alejado de núcleos urbanos, y en ocasiones con la única opción de aprendizaje (on line).

No me explico como una administración que pretende modernizarse e incluso convertirse totalmente en digital, pueda dejar escapar oportunidades, permitir que se cierren telecentros, a sabiendas de que las políticas en esta línea han de ser necesarias para la plena e-administración, y para que de una vez por todas, este país se sitúe en el lugar que le corresponde, donde -como no podría ser de otra forma- las nuevas tecnologías juegan un papel crucial.

En resumen, que los telecentros deben ser sagrados allí donde existen. Que existen sobresueldos, excesivas dietas, gastos absurdos, no digo que despilfarro, pero sí muchos gastos menos importantes que estos, a los que me temo no se está por la labora de fulminar, como ocurre con los telecentros. Y es que la crisis siempre perjudica a los mismos.

2 comentarios :

Hitos dijo...

El problema es el personal, contratar y pagar a alguien para el telecentro.

No lo digo por lo que me toca (que también pudiera ser) pero se gasta mucho dinero en pan y circo, unas 5 macrocomidas anuales gratis o casi gratis para todo el pueblo y los visitantes, 4 verbenas durante el verano y otra más en Estorninos (una pedanía).

De todas formas he mareado tanto que han contratado (con el decreto 238) a otro chaval que hará mi trabajo.

He mareado porque se podía poner a hacer otras cosas pero ...

En Alcántara hay gente de Cuba y la forma más rápida de ponerse en contacto con la familia es el telecentro. Utilizando el correo electrónico del médico que atiende a un familiar. Manda el correo electrónico, el médico avisa a su hermano, éste se acerca a la consulta (o la casa del médico, que no sé) y le contesta a su hermana. De esta forma ella se entera de que las vitaminas que le envía a su hermano para el sobrino nunca llegan a su destino, ni los analgésicos.

O la señora Jacinta, que se quedó viuda hace poco, se pone en contacto con sus hijos en Alemania y el Reino Unido. Emigraron a Alemania y los hijos se quedaron alli cuando ellos volvieron al pueblo jubilados.

Y los accesos de dos categorías. Los telecentros y los nuevos centros del conocimiento hacen el mismo trabajo. Los NCC mucho más controlados y dotados. Los NCC coordinados y dotados, los telectros cada uno por libre, sin coordinación entre ellos, cada alcalde hace lo que le parece o alcanza a hacer y cada dinamizador lo que estima oportuno sin que nadie le controle. Los hay que trabajan muy bien, por la implicación del dinamizados (caso de Guareña) y los hay que ni se abren al publico (no voy a decir casos).

Ya no escribo más que al final tenía que haber hecho un artículo con este comentario.

Gracias por sacar este tema.

Ruralita dijo...

Así es amiga. Muchas gracias por tu, siempre oportuna, opinión.

Saludines.