Las Villuercas profundas.

|

Ayer volví a gozar del paisaje maravilloso que caracteriza a Las Villuercas. Hacía algún tiempo que no volvía a sentir la emoción de presenciar los bosques de robles y castaños que emergen de las laderas de las sierras, y perder la mirada en el entramado de valles que se cobijan en los ríos. Las Villuercas profundas, esa tierra en la que mis antepasados construyeron los pueblos a base de mucho esfuerzo y superando las fuertes pendientes que caracterizan la orografía.

El recorrido a través de una estrecha carretera que une Cañamero con Navezuelas se hace sin duda entrañable y exquisito, y los baches y parches del asfalto se alían con quienes pensamos que ojalá este recorrido siga mucho tiempo igual, inaccesible a ciertas apetencias e intransitable para pies cansados.

El Otoño está asomando en Las Villuercas y el colorido engalana el mosaico de contrastes que conforma esta tierra. Las pedreras de la sierra dan la mano a las masas de melojos, los bosques se tornan multicolor y en medio de toda esta gama, un servidor se siente enormemente privilegiado.

0 comentarios :