Un alto en el camino

|

La resaca de las fiestas y el cansancio acumulado en las mismas, fundamentalmente debido a la intensa actividad musical, deja paso a un tiempo de tranquilidad relativa, en la que nunca se llega a desconectar del todo. Comienzo un tiempo de menor actividad laboral para dedicarme a simplemente vaguear, eso significa que también aplicaré este verbo a mis actividades cibernéticas, que no a mis pensamientos y a mis postulados que siempre andan revoloteando por mi cabeza. Fundamentalmente las fiestas y después las vacaciones son las que han provocado esta ausencia de noticias y de reflexiones en este espacio, algo con lo que durante algunos días más deberéis convivir quienes, de alguna manera u de otra, sois fieles seguidores de este espacio.

Sin duda que en las próximas semanas y meses nos esperan acontecimientos interesantes en lo político, en lo social, y también en nuestro pueblo, Guadalupe, donde se acerca la Hispanidad, el centenario franciscano y otros eventos singulares a los que tendremos que ir poniendo voz e incluso amplificando.

Por tanto, unos días de perfil bajo para que el cuerpo y el alma descansen. Un alto en el camino emprendido hace ya casi dos años y que servirá para volver con al menos la misma intensidad que hasta ahora.


1 comentarios :

Ruth dijo...

Un merecido descanso siempre es justo y necesario, así que renuévate que te seguimos esperando.
Un abrazo desde la Vera.