La unidad frente a ETA

|

Después de los acontecimientos que marcaron el final de la última tregua de ETA, me pregunto si existe algún ciudadano español, ajeno a ninguna estrategia o dogma de algún partido político, que se pueda resistir al menos a desear el final de la banda armada, y la extinción total y absoluta del terrorismo. Bien creo, que todos los que nos consideramos demócratas aún mantenemos en pie el espíritu del diálogo, de la negociación y de la salida definitiva de este problema preocupante y aún intacto pese a la presión judicial y policial. Sin embargo, es cierto que los errores del pasado han de servir para el futuro y en este sentido, creo que la unidad de todas las fuerzas políticas es la única vía que puede lograr el alto al fuego definitivo que todos deseamos, y que nadie -que esté en sus cabales- puede negar. El diálogo es la única herramienta eficaz, pero hasta para eso hay que estar dispuesto a ceder terreno y a pensar verdaderamente en la ciudadanía y no en los réditos electorales.

Se avecina por tanto una nueva etapa política, un nuevo contexto o quizás similar -con matices- a otros ya experimentados en la lucha contra ETA. Lo que parece claro, y en ello deben empeñar todos sus esfuerzos quienes tienen la responsabilidad de hacerlo, es que la búsqueda del fin del terrorismo ha de formar parte de la ruta de viaje de cualquier político que gobierne, siempre desde el consenso que este tipo de asuntos requiere, y contando con todas las partes implicadas,sin excepciones. A ello ha de unirse la contundencia en la aplicación de las leyes y el cumplimiento de condenas, que nunca han de ser moneda de cambio.

Esperemos por tanto que pueda llegar tan ansiado momento.

0 comentarios :