Un franciscano carismático y entrañable


Quien me conoce en la cercanía y en lo personal sabe de mi amistad o de mi cariño por los frailes menores de Guadalupe en particular y por la Orden Franciscana en general. Podría gastar muchas palabras para hablar y justificar esta afirmación, remontándome quizá a mi niñez y a mis primeras catequesis, o quizás a mis primeras experiencias como beneficiario de algunas de sus muchas obras realizadas en Guadalupe, pero eso será asunto de un monográfico a modo de artículo que habré de escribir con motivo de los 100 años de presencia en este pueblo y en su Santuario mariano y Monasterio declarado Patrimonio de la Humanidad.

En esta ocasión quiero sumarse a las muchas condolencias que estoy seguro se están produciendo en el día de hoy por la pérdida de unos de sus hermanos mayores y hombre muy popular en la ciudad de Cáceres y en toda Extremadura, donde no le olvidarán muchas personas que estuvieron cerca de él. Me refiero al padre Pacífico, Fray Pacífico Martínez Ugido, un blogger muy peculiar, al que no tuve el gusto de conocer, más que por opiniones de otras personas allegadas.

Quiero sumarme al dolor, no solo de sus hermanos de provincia, sino a todos los colectivos que de alguna manera impulsan y mantienen intacta su obra, como la Asociación de Amigos de Francisco de Asís y a Paco Hurtado como persona que conozco.

El Convento franciscano de Loreto en Espartinas será un auténtico hervidero de amor, de dolor y fraternidad franciscana, para arropar en el último momento a este carismático franciscano, que vivirá siempre en muchos corazones.

Descanse en Paz.


0 comentarios :