Nuevo curso político

Mucho trabajo le espera al gobierno a su regreso de vacaciones para poder afrontar los retos que parecen marcar el rumbo político en el último cuarto del año y que van a convulsionar en cierto modo el desarrollo de la legislatura. El acuerdo de la financiación autonómica, la búsqueda de soluciones para la crisis económica y la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) conformarán una carta de navegación que necesitará del respaldo de la mayoría suficiente para garantizar la estabilidad política, y eso siempre conlleva negociar algún tipo de pacto con otras fuerzas políticas, que a priori parece más factible con el PNV o incluso con CIU, pero donde entra también el PSC, integrado en el PSOE, pero con la independencia y soberanía suficientes para plantarle cara al gobierno.

Respecto al acuerdo sobre financiación autonómica, inicialmente comprometido para el mes de noviembre, parece obvio que se abrirán tres frentes en la negociación: el de las comunidades gobernadas por los socialistas excepto los catalanes, el del PSC y sus socios, y el resto. Esto hace pensar que existirán dificultades, que el documento comprometido para un plazo de tres meses no será el definitivo y necesitará, en el mejor de los casos, de más tiempo para su maduración y aprobación. Otra cosa bien diferente son los PGE, donde la crisis económica y todas las consecuencias derivadas de ella condicionarán su contenido. Claro está que aquí también entra la financiación de las regiones y el destino de muchas inversiones, lo que nos hace suponer que habrá batallas paralelas e incluso solapadas en muchos aspectos, por mucho que haya quien se empeñe en desligar una cosa de la otra. Además de esto, está en juego el destino y la estabilidad de algunas alianzas estratégicas como las existentes en Cataluña, con un claro empeño de sacar adelante el Estatut y no con pocas dificultades para ello en el contexto actual. Ardua tarea, la que le espera a Zapatero, para encajar este puzle de intereses.

2 comentarios :

Paco Centeno dijo...

"No me gusta como caza la perrina", que decimos por aquí.
No tengo confianza con el exceso de nacionalismo que muestra el PSC. Además, a mí me parece desleal con su electorado, que votó socialismo y se encuentra que ejercen una política nacionalista. Definitivamente, no me gusta. Con fiemos en que los acuerdos lleguen y sean los esperados por todos.
Saludos

Paco Martín dijo...

OPINO
"Nadie puede prever el futuro pero tenemos derecho a imaginarlo como nos gustaria que fuese"
Esta frase estaba en una pared de mi querida Plasencia, por cierto se borran pintadas y a veces al cortar el campo nos llevamos las flores bellas y la cizaña.

Ante el tema planteado por Felipe muy por encima creo deben preponderar ministerios. Ante la crisis palpitante uno de los protagonistas indiscutibles debe de ser el economico. Sin dejar atrás que el calendario tambien marcará con el Plan de Ibarretxe sus minutos de gloria.
Sin olvidar que las presiones nacionalistas con las balanzas fiscales estallaran a la hora de los Presupuestos Generales del Estado a finales de año. Teniendo en cuenta y siguiendo de cerca e intentar paliar la vorágine de la violencia sexista en su alocada carrera. Por supuesto sin perder de vista el Ministerio de Asuntos Exteriores ante la crisis latente en este caso lo que nos llega del Cáucaso, y de los enquistados Oriente Medio, esa Sudamerica en busca de su camino, etc...
El tema de la inmigración sigue a lo suyo, y encima se nos puede complicar con esa España inmersa en que no hay para todos, aunque de sobra tenemos riqueza mal distribuida.
En lo corceniente relaciones Extremadura-Madrid no debemos pensar en un problema añadido. Los extremeños debemos meternos en nosotros mismos e intentar la autosuficiencia. Dicho de otra manera entre Mérida-Madrid, mas Mérida que no incordie en Madrid. Nosotros a lo nuestro, con nuestros problemas, con nuestras armas de soluciones masivas, con esa cabeza que tenemos al frente. Mucho dialogo, mucha piña, mucho nosotros, muchas ideas, apretar los dientes y a morir luchando. La vida tiene tantas cosas, tantos aspectos, tantas personas metidas dentro... pero que no nos falten reaños,... ¡a por ellos!
Paco Martín el soñador de guardia.