Cruzada del PSC por la financiación

Todo estaba previsto, máxime cuando sabemos del peso específico que tiene el PSC en el gobierno de Zapatero, iniciado ya en la anterior legislatura y que supuso ya algún rifirrafe entre los barones socialistas, especialmente por el controvertido estatut. Se perfila una batalla campal, entre los socialistas catalanes, afanados en sus ya históricas reivindicaciones y otros compañeros,como los gallegos o nosotros los extremeños, que mucho me temo salpicará al gobierno que preside Zapatero y en el que existen dos destacados políticos pertenecientes al PSC. Todo tiene un precio, e imagino que ciertos pactos y apoyos, al final pasarán factura de alguna manera a quienes los impulsaron, y claro está, que Montilla está de uñas.

Lo que parece evidente es que si las propuestas de Montilla no se ven realizadas, estaríamos asitiendo a un grave conflicto en el seno del PSOE, similar a otros históricos conflictos lidiados por Pepe Bono-Borrell o incluso por Juan Carlos Rodríguez Ibarra y el socio de Maragall, Carod. Parece obvio que el presidente de la Generalitat y el PSC tienen por delante una prueba de fuego para responder a las inquietudes del pueblo catalán, para demostrar la fidelidad a sus socios de gobierno y la lealtad a sus ideas. Otra cuestión que no se debe olvidar es que las elecciones en aquella región no están demasiado lejos y el modo en el que se juegue esta partida, determinará en gran medida si se mantienen los buenos resultados en las generales. Muchos y variopintos intereses, que complican aún más esta situación de ansiedad o desesperación que vive el PSC, y a la que el gobierno le resta importancia, no así las federaciones socialistas de muchos territorios que ya están comenzando a arremeter, de manera más o menos correcta contra los socialistas catalanes.

En cualquier caso, por encima de todo debe primar la igualdad entre los territorios, el firme respeto a la constitución española y por supuesto, la igualdad entre los ciudadanos -en derechos y obligaciones- independientemente del lugar en el que viven. Son estas premisas, las más importantes y las que han marcado la hoja de ruta de las políticas de Zapatero, y por tanto, por mucho grano que le haya salido al gobierno, espero que haya alguna pomada adecuada sin que dejen cicatrices en la piel.


0 comentarios :