Conducirles por el buen camino

|

Cuan complejo resulta educar a un hijo y cuántos ensayos tenemos que estar haciendo con él para llevarle por el camino que entendemos es mejor para él. El dilema entre el castigo o el cachete sigue siendo uno de nuestros mayores problemas, una responsabilidad que nos compete, y que nos pone a prueba todos los días, a veces sin recursos o al menos aprendidos, que nos ayuden a superar el mal trago que supone a veces, el tener que corregir a los pequeños.

Ardua tarea esta de educar a un hijo, más difícil a medida que va creciendo y que empieza también a formarse su propia personalidad, su propio carácter y su propio estilo, mucho de ello heredado y aprendido. Uno realmente tiene que ser padre para entender y comprender algunos mecanismos que antes, cuando estaba al otro lado no entendía. Ahora, cuando pasa el tiempo uno se da cuenta de lo mucho que nuestros padres pasaron para sacarnos adelante y que no fue precisamente un camino de rosas.

En esto, imagino que influirá mucho la casualidad y la suerte, pero lo que si creo que es importante es enseñar a nuestros vástagos, cuanto antes mejor, a respetar nuestro terreno, a hacerle ver quienes son los que tenemos el "mando", entendido este concepto fuera de un contexto bélico, más bien de respeto.

No es por tanto nada sencillo ser padres, porque no existe una universidad o una escuela que te enseñen a serlo. Ahí está la dificultad y el reto, de conducir a nuestros hijos hacia lo mejor que creemos para ellos.

Lo mejor de todo, por experiencia propia, la reconciliación. No sabía que se les pudiera querer tanto a estos pequeños hombrecillos.

4 comentarios :

Anónimo RESPONDER dijo...

¡Así es amigo Felipe! Cuán difícil resulta guiar a los propios hijos en un mundo donde casi todo lo atrayente está en la orilla del río opuesta a la de lo conveniente.
Difícil mantenerse firme, difícil no ceder ante esos "no pasa nada, si tan poco es tan importante..."
Pero si hay una tarea gratificante y por la que uno obtendrá frutos multiplicados y la gratitud eterna es la de educar, a un hijo, a un alumno, a un vecinillo, y es que eto de la educación es tarea de todos en conjunto. No se puede pretender que lo hagan los maestros, se convertirán, cansados, en meros transmisores del saber. No se puede pretender que lo haga la sociedad en general, zarandará a nuestros hijos sin rumbo definido. No se puede pretender que lo haga el Estado, se limitará a números y estadísticas reflejados en programas educativos. No se puede pretender que lo hagan los abuelos, cederán al cansancio de sus años y a un buenismo que les corresponde por edad. No se puede pretender que lo hagan los padres solos, se sentirán aislados y perdidos. Es tarea de todos, reivindico una educación integral en este sentido.
Miguel Ángel Bonilla

Ruralita dijo...

Gracias por tus aportaciones Miguel Ángel, siempre interesantes y oportunas.

GIAMBATTISTA CIMA DA CONEGLIANO dijo...

¿Ha evolucionado la sociedad en el arte de la educación desde tiempos inmemoriales? Como en todo... va a ser que casi no.

Un abrazote!

gιaмвaттιѕтa cιмa da coneglιano

Ruth dijo...

¡Buenas tardes! bien creo que en esta escuela de la vida aprendemos a ser padres como en todo a base de equivocaciones, reconocimientos y rectificaciones. Difícil tarea la que la vida nos demanda pero que satisfacción verlos criarse sanos, cuando son pequeños te los comerías y cuando han crecido te arrepientes de no habertelos comido.
Mi hija se llama Elísabet y tiene 3 años, es independiente a mas no poder, quiere hacer todo sin que nadie le diga nada ni como se debe hacer, con la cabeza mas dura que una piedra, el otro día ya me tenía tan tupida que la mano se me escapó el cachete que sin intención le di en la cara, me dolío a mi mas que a ella, la abracé, me abrazó tiernamente y me dijo: lo siento mamá, me he portado mal. Yo encima lloraba porque me había dado rabía no contener mi estado de nerviosismo y haberla dado ese cachete, pero con sus palabras, me la hubiera comido.
Un abrazote a todos en esta tarde, y ánimo que tenemos que seguir hacia adelante en la escuela de la educación de nuestros hijos, prodríamos escribir un libro con nuestras experiencias y así dejar algún manual para los que vienen detrás, aunque creo que cada hijo necesitaba una educación individual.