Caminar con precaución


En lo que llevamos de verano ya se han producido varios atropellos de peatones en Extremadura, el último en la localidad cacereña de Aliseda. Una mujer de 70 años y su nieto de 5 fueron arrollados por un vehículo mientras paseaban cerca del pueblo por una carretera local. Centenares de personas en todos los pueblos -esto lo sabemos muy bien quienes conducimos habitualmente por este tipo de entornos- gustan de caminar por las carreteras, vías potencialmente peligrosas e inseguras para esta práctica. Está bien que las personas libremente deseen hacer ejercicio, rezar el rosario o simplemente entablar conversación, pero siempre con precaución y adoptando algunas sencillas medidas de seguridad.

Afortunadamente este tipo de accidentes suelen producirse con muy poca frecuencia para lo que, en función de las negligencias existentes, suelen generarse. Y esto lo digo con mucho conocimiento de causa y con alguna que otra experiencia al respecto, que bien pudiera haber acabado en tragedia. En mis muchos desplazamientos en coche observo a muchas personas que suelen utilizar la carretera para caminar sin adoptar las debidas precauciones, como por ejemplo no ir provistas de chaleco reflectante, linternas o caminar por el lado izquierdo. Por lo que se observa en la realidad parece que estas sencillas normas, o no se conocen o no se quieren conocer.

Existen espacios menos peligrosos como caminos rurales o las propias calles de nuestros pueblos, tranquilas y con poco tráfico, que bien podrían albergar estas actividades tan arraigadas, especialmente entre el colectivo de mujeres. Bien merece la pena cambiar el asfalto por la tierra o el empedrado, y evitar en lo posible sucesos como el acontecido. A esto debe unirse también una mayor presencia de campañas informativas orientadas a colectivos sensibles como por ejemplo niños y personas mayores, directamente difundidas en los pueblos a través de las asociaciones e instituciones, todo ello en aras de prevenir este tipo de desgracias.

0 comentarios :