Un artículo de lujo

|

Paco, querido amigo soñador, no puedo resistirme a publicar, o mejor dicho a republicar tus hermosas y profundas palabras, de tu artículo de Extremadura al Día "Decíamos ayer". Gracias amigo por estas y otras reflexiones, por tu amistad y por todo lo que tú y yo sabemos:

Un murmullo recorre el hemiciclo. Orador: el Presidente de la Junta de Extremadura, y a esa hora ya secretario general del partido Guillermo Fernández Vara. Oración (encadenamiento de oraciones): Discurso de Clausura del Congreso: Pido disculpas en la forma de presentarme aquí. Os pido vuestra benevolencia para el contenido de mis palabras que no son mías. Y luego cuando acabe os prometo que asumiré la responsabilidad de mi actuación. Os pido con lagrimas en los ojos, que me escuchéis, y luego haced de mi lo que dicte vuestras conciencias... ejem...

El camino de la vida puede ser libre y bello; pero hemos perdido el camino. Aunque en Extremadura tengamos nuevas autovías. La avaricia ha envenenado las almas de los hombres, y dispersado al PP extremeño. Ha levantado en el mundo barricadas de odio, nos ha llevado al paso de la oca a la miseria y a la matanza. Hemos aumentado la velocidad, y hemos cambiado el Talgo por el AVE. Pero nos hemos encerrado nosotros mismos dentro de ella. La maquinaria, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia. Como consecuencia España tiene un problema con las pateras. Nuestra ciencia nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia, duros y faltos de sentimientos. Pensamos demasiado y sentimos demasiado poco. Mas que maquinaria, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, necesitamos amabilidad y cortesía. Mas que balanzas fiscales, necesitamos según los principios constitucionales equilibrar la balanza. Sin estas cualidades, la vida será violenta y todo se perderá.

El avión, la radio e Internet nos ha aproximado más. La verdadera naturaleza de estos adelantos clama por la bondad en el hombre, clama por la fraternidad universal, por la unidad de todos nosotros. Incluso ahora mi voz está llegando a millones de seres de todo el mundo, a millones de hombres extremeños. De mujeres maltratadas y niños desesperados, víctimas de un sistema que tortura a los hombres y encarcela a las personas inocentes. A aquellos que pueda oírme, les digo: ¡No desesperéis!

¡Soldados! ¡Españoles! ¡Extremeños! ¡Personas de la raza humana!, La desgracias que nos ha caído encima no es más que el paso de la avaricia, la amargura de los hombres, que temen el camino del progreso humano. El odio de los hombres pasará, ETA pasará como en el fondo los fascistas nunca pasaron delante del Madrid sitiado en 1936. Los dictadores morirán, y el poder que arrebataron al pueblo volverá al pueblo. Y mientras los hombres mueren, la libertad no perecerá jamás.

¡Soldados! ¡Españoles! ¡Extremeños! ¡Personas de la raza humana! No os entreguéis a esos bestias, que os desprecian y que os esclavizan. Que gobiernan vuestras vidas; decidles los que hay que hacer, lo que hay que pensar y lo que hay que sentir. Que os obligan a pagarles en los que os retienen en el IRPF, que os tienen a media ración aunque tengamos un nivel de obesos de los mas altos de Europa. Que os tratan como a ganado, os engañan con las "vacas locas" y los "vascos locos". Os utilizan como carne de cañón, a luchar en Irak o asaltar la Isla de Perejil. ¡No os entreguéis a esos hombres desnaturalizados, a esos hombres-máquina con inteligencia y corazones de máquina!. ¡Vosotros no sois máquinas! ¡Sois hombres! ¡Con el amor de la humanidad en vuestros corazones! ¡No odiéis! ¡Sólo aquellos que no son amados odian, los que no son amados y los desnaturalizados!
¡Soldados! ¡Españoles! ¡Extremeños! ¡Personas de la raza humana! ¡No luchéis por la esclavitud! ¡Luchad por la libertad!

En el capitulo diecisiete de San Lucas está escrito que el reino de Dios se halla dentro del hombre, ¡no de un hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres! ¡En vosotros! Vosotros el pueblo tenéis el poder, el poder de crear máquinas. ¡El poder de crear felicidad! Vosotros el pueblo, tenéis el poder de hacer que esta vida sea libre y bella, de hacer de esta vida una maravillosa aventura. Teneis el poder de mandar al paro a politicos que medran en la politica. Les puede durar el chollo cuatro años, no mas, sean concejales, sean alcaldes, Presidentes o Consejeros del Reino. Por tanto, en nombre de la democracia, empleemos ese poder, unámonos todos. Lucharemos por un mundo nuevo, por un mundo digno, que dará a los hombres la posibilidad de trabajar, que dará a la juventud un futuro y a los ancianos seguridad.

Prometiéndoos todo esto, las bestias han subido al poder. ¡Pero mienten! No han cumplido esa promesa. ¡No la cumplirán! Los dictadores se dan libertad a si mismos, pero esclavizan al pueblo. Ahora, unámonos para liberar el mundo. Para terminar con las barreras nacionales, para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. La mitad que os manda es la mujer, la otra el ayuntamiento, la otra Extremadura, la otra España, la otra vienen sus directrices desde Bruselas. Luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros. ¡Soldados! ¡Españoles! ¡Personas de la raza humana! En nombre de la democracia ¡Unámonos todos!

¿Puedes oírme? ¡Dondequiera que estés, alza los ojos! Aprende a guiñar para decir te quiero, y olvida el corte de mangas. ¡Mira! ¡Las nubes están desapareciendo! ¡Hemos parado el cambio climático! ¡El sol se está abriendo paso a través de ellas!¡El viento sigue trayendo aire puro! ¡Estamos saliendo de la oscuridad y penetrando en la luz! ¡Hay un nido mas de buitre en el "Salto del Gitano" en el Parque Natural de Monfrague! ¡Estamos entrando en un mundo nuevo, un mundo más amable, dónde los hombres se elevarán sobre su avaricia, su odio y su brutalidad! ¡Mira! ¡Han dado alas al alma del hombre, o del soldado, o del español, o del extremeño, o a la persona de la raza humana! ¡Los amaneceres aterrizan en la pista nº 2 del Aeropuerto Internacional de Extremadura! ¡Empiezan a volar! ¡Vuela hacia el arco iris, hacia la luz de la esperanza! ¡Alza los ojos! ¡Alza los ojos!

Por Francisco Martín, el Soñador de Guardia

0 comentarios :