Congreso PSOE Cáceres

|

Ayer asistí como invitado al 10 Congreso Provincial del PSOE en Cáceres, una nueva experiencia a incluir en la agenda personal. El formato que se viene utilizando en este tipo de eventos, parece estar un tanto caduco, y necesita de algo más de debate político y de propuestas consensuadas de planificación estratégica para el futuro.

Independientemente de esto, que también fue apuntado por alguno de los portavoces de alguna delegación comarcal, creo que al menos desde mi humilde percepción hubo una clara diferencia con respecto al regional en el que estuve. La diferencia era lo que se denomina "el buen rollo". El regional tenía mucho de esto y sin embargo el provincial, existía otro ambiente, más de espadas en alto y de extraños corrillos, que también nos deben hacer reflexionar a los socialistas para el futuro.

El respaldo de Juan Ramón Ferreira a la Secretaría General fue mayoritario, sin embargo la lista no lo fue tanto, como es lógico, sobre todo porque ya se sabe que en estos casos al final no pueden estar todos, aunque algunos siempre van.

Esta vez, la comarca de Villuercas, Ibores y la Jara, ha salido bien parada con 3 personas en la ejecutiva: el alcalde de Navalvillar de Ibor, Javier Morales, una concejala de Cañamero, María Dolores Merino, y mi buen amigo Kiko Monterroso.

Por lo demás un lugar de encuentro con amigos y compañeros, y una excusa para la convivencia de una familia, la socialista, que a pesar de todo, sale reforzada de este congreso.

1 comentarios :

Ruth dijo...

¡Hola! ahora si puedo acceder, y antes no, que cosas mas extrañas suceden a veces en estas redes informáticas. Pero bueno a lo que me toca que es compartirte sin querer dejarme llevar por mi sentimiento negativo, es que me he sentido identificada en un párrafo de un entrada referente a la impresión que tu has sentido cuando has estado en el congreso provincial, es como si hubieras plasmado lo que yo pienso y siento en mi corazón, es el siguiente:
Independientemente de esto, que también fue apuntado por alguno de los portavoces de alguna delegación comarcal, creo que al menos desde mi humilde percepción hubo una clara diferencia con respecto al regional en el que estuve. La diferencia era lo que se denomina "el buen rollo". El regional tenía mucho de esto y sin embargo el provincial, existía otro ambiente, más de espadas en alto y de extraños corrillos, que también nos deben hacer reflexionar a los socialistas para el futuro.
La verdad es que algunos se lo esperaban, yo confiaba en que hubiera una renovación en algunos cargos, pero bueno esperaré y otra vez será, de todas maneras siempre hay que esperar para ver que tal se desempeñan y actuan.
Un saludo y nuevamente gracias.