Batacazo de las inmobiliarias


Como ciudadano español y como contribuyente de las arcas públicas en la parte que me toca, me resisto y me opongo radicalmente a que con mis cuartos se ayude a los sinvergüenzas responsables de la suspensión de pagos de la mayor inmobiliaria del país, Martinsa-Fadesa, que por otra parte me imagino que estarán más que tranquilos con sus caudales personales a buen recaudo y con todo su patrimonio personal bien protegido y enmarañado para que nadie se lo pueda arrebatar.

Está claro que la crisis comienza a actuar con virulencia, y la bonanza de los últimos años en un sector como el inmobiliario, que mientras iba bien nadie se quejaba -y las promotoras se enriquecían a costa de mucha gente, con precios en las viviendas desorbitados e inexplicablemente al alza- contrasta con el batacazo que ahora comienza a emerger, y que no es el primero ni el último en nuestro país.

Esto, como dice el blogger, especialista en economía y compañero twittero, Marc Vidal, es la crónica de una muerte anunciada, y de aquí en adelante lo único que nos queda es rezar para que no nos toque la china, porque según él "lo peor está por llegar".

0 comentarios :