Trabajar de sol a sol

En la mayoría de los contratos de trabajo que se destinan a jornada completa en este país, se consignan un total de 40 horas de trabajo semanales (a razón de 8 diarias). Ahora, en Europa parece ser que no tenemos suficientes horas con esas, que tenemos que superar las 48 horas, es decir que por lo menos, tendríamos que trabajar también los sábados. La Unión Europea ha aprobado esta medianoche ampliar por encima de las 48 horas la semana laboral, un derecho social consagrado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hace 91 años. Los ministros de Trabajo de los Veintisiete han dado luz verde a la propuesta de la presidencia eslovena que permitirá a cada Estado miembro modificar su legislación para elevar la semana laboral vigente de 48 horas hasta 60 horas en casos generales y a 65 para ciertos colectivos como los médicos.

Cómo no podría ser de otra forma, nuestro paisano y Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en nombre de los españoles se ha opuesto radicalmente a la misma, pues supone un grave retroceso social, conquistado después de muchas negociaciones y acuerdos entre trabajadores y patronales.

En mi opinión esta medida perjudicará aún más al empleo, disminuyéndose la posibilidad de contratación de más personas y generando un auténtico casos laboral, que mucho me temo nos alejaría seriamente del pleno empleo con el que todos soñamos. Eso sin contar, las bajas por estrés que a buen seguro comenzarán a multiplicarse.

Por tanto, la jornada laboral de 65 horas, ni de coña.



0 comentarios :