Malos tiempos para la economía doméstica

|

Miedo me está dando que el próximo verano vuelva a ser caluroso y tengamos que hacer uso de los aparatos de aire acondicionado, y es que según se nos ha anunciado ya el recibo de la luz va a subir un 11,3%, que aunque no pueda parecer mucho va a afectarnos de manera muy directa en los gastos familiares. Si esta subida se hubiese producido en otro momento de mejor bonanza económica, pues posiblemente se hubiese llevado mejor, pero me temo que este incremento va a hacernos apretarnos el cinturón de verdad. En realidad si esto sirve para concienciarnos sobre la realidad en la que vivimos, pues sinceramente a mi no me parece que la gente se corte, pues cada vez que voy de compras con la familia las tiendas están a tope, los carros se llenan de todo, y poco importa lo que nos cuenta el INE o el propio ministro de economía acerca de que si sube la leche, el pan, el calzado o lo que quiera que sea. En este sentido, mi temor se centra más bien en lo que sube el EURIBOR, pues parece ser que ha comenzado una escalada ascendente de la que será complicado bajarse. En unas semanas firmaré una operación inmobiliaria y me temo que a las preocupaciones e incertidumbre propias de este tipo de actos, se suma la responsabilidad de tener que disponer de una cantidad de dinero cada mes, que si la oleada de subidas sigue por el mismo camino, me obligará a tener que ejercer algún tipo de negocio -no penséis mal- que me permita un mayor desahogo y quien sabe si salir ileso de este nuevo episodio.

En fin, que la cosa está muy, pero que muy oscura.

0 comentarios :