La familia española ¿En crisis?

Hoy es el día internacional de las familias, además de que es el día de San Isidro labrador, fiesta muy arraigada en los ambientes rurales, además de que este santo también es el patrón de los Ingenieros Técnicos Agrícolas, a cuyo gremio pertenezco.

La familia, sin pretender entrar en la clasificación y tipología, o en otras diferenciaciones, sigue siendo considerada aún universalmente como la unidad básica de la sociedad. La Organización de las Naciones Unidas reconoce y afirma la importancia de la familia como un lugar privilegiado para la educación, y con el objetivo de aumentar el grado de concienciación acerca de los temas relacionados con la familia, el 15 de mayo fue declarado por la ONU como el Día Internacional de las Familias.

Para mi, también la familia es el estamento más importante de la sociedad, escuela de vida y centro de influencia por excelencia en la vida de las personas. Es sin duda la comunidad humana más influyente y trascendente en el desarrollo de las personas y en su formación humana. Creo firmemente en los valores de la familia, en la importancia que se le debe dar por encima de otras cosas, como también creo que una familia unida es fundamental a lo largo de nuestro devenir como personas.

Desgraciadamente la familia se distorsiona y se rompe- no siempre, aunque con demasiado frecuencia- cuando se produce el distanciamiento, la pérdida de capacidad integradora y el consenso y la lucha diaria por mantenerla, la mezcla de estirpes entre sus miembros que generan lo que se llama incompatibilidad de caracteres, etcétera.

Ayer leía un interesante artículo sobre el congreso que en torno a este asunto se celebra en Barcelona, en la que el director del mismo afirma que “La familia española es cada vez más pequeña, con menos hijos, se forma más tarde y se le dedica menos tiempo”, a lo cual me sumo y lo suscribo.

Algunas de las preguntas que surgen antes de este congreso, son las siguientes:

¿Cómo es la familia de hoy en día?, ¿goza de buena salud?, ¿cuáles son sus fortalezas y debilidades?, ¿son suficientes las políticas de ayuda familiar existentes?

Y tú, ¿Qué piensas?

0 comentarios :