Esperando a la TDT

Según la definición del Gobierno de España la Televisión Digital Terrestre (TDT) es el resultado de la aplicación de la tecnología digital a la señal de televisión, para luego transmitirla por medio de ondas hercianas terrestres, es decir, aquellas que se transmiten por la atmósfera sin necesidad de cable o satélite y se reciben por medio de antenas UHF convencionales. Además de esto se necesitan tres cosas: que haya cobertura, adaptar la antena o en su caso comprar el receptor.

De todas ellas las que más preocupa, especialmente en las zonas rurales, es la cobertura, pues me temo que a las insufribles caídas de señal analógica se les sumarán ahora, si no cambian los planes iniciales, el tiempo de llegada de la TDT. No se crean ustedes que el Plan Nacional de Transición de la Televisión Digital Terrestre aprobado en la anterior legislatura, hace un gesto de solidaridad, de equilibrio territorial y por qué no decirlo de justicia para con el medio rural, ahora que está en vigor la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, y que entre otras cosas promueve este tipo de inversiones. Pues no, hay quien lleva disfrutando de la TDT meses, en ciudades y pueblos de tamaño medio, Gallardón tiene en proyecto ponerla en los autobuses urbanos en Madrid, y Guadalupe, uno de los pueblos más importantes de España, de reconocido prestigio turístico y escaparate de una región como Extremadura, tiene de plazo hasta el 3 de abril del año 2010, fecha límite para que desaparezca la televisión analógica en este país.

Independientemente de los planes del estado, sería más que deseable que las Administraciones Públicas regionales y locales, una vez más se adelantasen a los acontecimientos y, al igual que han hecho otras comunidades autónomas como Andalucía, la Rioja o Galicia, comiencen a impulsar la plena cobertura regional. Sólo de este modo podremos equipararnos, digitalmente hablando, a otros territorios, y con ello disfrutaremos de las ventajas que dicen tienen este tipo de servicios.

0 comentarios :