Encima de hortera es un guarro

|

Quienes defendemos el esfuerzo, el coraje y la perseverancia en la música, como uno de los elementos más importantes a la hora de triunfar, además de las condiciones innatas y el mayor o menor talento con el que se cuente, siempre fuimos reacios a que nos represente el personaje que este año va al Festival de Eurovisión, sólo porque algunos lo decidiesen del modo que todos sabemos. Si encima el personaje en cuestión -tal y como publica hoy en una entrevista en Belgrado el periódico 20 Minutos- el individuo en siete días tan sólo se ha cambiado una vez de ropa y además se jacta de ello, nos podemos imaginar el papel singular y patriótico que está realizando por aquellas latitudes.

Está claro que hoy día ya no hace falta nada especial para hacerse famoso, y los viejos valores a los que aludía cuando comenzaba estas palabras, están en desuso, casi olvidados y relegados a ciertos tintes de romanticismo en personas ancladas en el pasado. Esto es lo que deben pensar quienes protegen e impulsan este tipo de espectáculos, que no serían tal si no hubiese dinero de por medio, algún listillo o listilla, que al final será quien haga de esto el agosto, y al que le importa un pito si España gana este festival o la imagen que se pueda dar.

En fin, ya veremos que pasa con todo esto. De momento la fábrica de guitarras de juguetes supongo que también habrá mejorado sus ingresos, lo cual me alegra si en ella trabajan muchas personas.

0 comentarios :