Opinión dispar ante la paridad del gobierno

Nunca llueve al gusto de todos y todas, y eso se puede aplicar en el nuevo nombramiento del gobierno que parece haber desatado una oleda de comentarios y reacciones machistas de periodistas y políticos, que no han dudado en arremeter contra el Presidente, contra sus féminas y contra el hecho de que se haya apostado por incrementar las tasas exigidas por ley para la paridad. Evidentemente algo había que utilizar como arma arrojadiza y crítica al flamante ejecutivo, y contra el partido socialista al que representan, pues me temo que como sucediese en el 14 de marzo de 2004, y después de que haya comenzado la legislatura todavía hay quien no ha encajado la derrota y pretenden calentar el ambiente desde el principio, con afirmaciones y opiniones nada acertadas y no exentas de un alto grado de machismo.


Quienes pensamos que la juventud debe abrirse hueco y merece oportunidades no podemos permitir que se critique por ejemplo a la más joven de las elegidas, Bibiana Aído, sin esperar a que comience a gestionar el departamento y las tareas que tiene por delante, y me temo que sin conocer en profundidad tales o cuales habilidades y cualidades, sin concederle ni siquiera la confianza que todo proyecto y toda persona requiere al comienzo. Evidentemente quienes ejercen de voceros de las ideas más conservadoras, transnochadas, desfasadas y de corte fascista, arropados y amparados en medios de comunicación como La Cope, el ABC o la Razón, no entienden o no aceptan que en este país hay mucho por hacer en cuestiones de igualdad, de equiparación de derechos entre hombres y mujeres, y cualquier paso que se de en este sentido, por ejemplo nombrando a una persona con experiencia en estos asuntos, siempre es importante. O si no que pregunten a cualquiera de las 19 millones de mujeres españolas mayores de edad, sobre cómo se sienten, o si realmente existe igualdad plena en el hogar, en el trabajo o en cualquiera de los ámbitos que se quiera considerar.

0 comentarios :