Rumbo hacia el pleno empleo

En esta semana que ahora termina hemos conocido importantes y transcendentales datos que nos hacen ser optimistas de cara al futuro de nuestra región, a su crecimiento económico y a su avance hacia el pleno empleo. Comenzó con la ratificación y rúbrica del avance que Fernández Vara hizo en su discurso de investidura en junio de 2007, acerca de la puesta en marcha de un nuevo programa de apoyo al empleo, que ya es una realidad, y que se ha convertido según palabras de los sindicatos y de la patronal en un documento vital para el desarrollo económico y social de esta región en los próximos cuatro años. El Plan de Fomento y Calidad del Empleo en Extremadura, que prevé un gasto público de poco más de 800 millones, es además de una excepcional oportunidad para acabar con algunas desigualdades sociales en el empleo y de estimular la creación de este mediante fórmulas insólitas en nuestra región, una aplicación directa de la estrategia política del nuevo periodo basada en el diálogo social y en la modernización, innovación y competitividad.

Además de esto, el INE publica los datos sobre el producto interior bruto regional, situando a Extremadura en una posición buena dentro del panorama nacional, con una tasa de crecimiento del PIB del 3,9%, por encima de la media nacional y muy por encima de la europea. Resulta evidente que estos datos no son fruto de la casualidad, sino de la aplicación de políticas concretas que vienen aplicándose en los últimos años y que tienen mucho que ver con la superación de los complejos y los falsos estereotipos que se nos atribuían desde otras regiones “más desarrolladas”. Extremadura debe seguir creciendo y para ello nada mejor que fortalecer el tejido empresarial, fomentando la calidad, competitividad, el establecimiento de alianzas de cooperación e impulsando el empleo de larga duración. Parece que se dan las mejores condiciones para seguir avanzando, y por tanto, no debemos tener motivos, al menos de momento, para pensar en el pesimismo.

0 comentarios :