La música monacal siempre de moda

Guadalupe y más concretamente su monasterio destaca por ser uno de los centros religiosos más importantes del mundo, lo que le valió en el año 1993 la declaración por la UNESCO de Patrimonio de la Humanidad. Uno de los valores más interesantes y posiblemente desconocidos de este lugar es su música, sus creaciones musicales, especialmente las que se realizaron en la época de la presencia de la Orden de los Jerónimos en él, de cuyo esplendor y riqueza musical se conservan interesantes colecciones de libros miniados, algunos expuestos en el museo que en el propio claustro mudéjar del monasterio existe, y que demuestran el esplendor y bonanza de aquellas épocas, en muchas facetas, pero también en lo musical.

Conozco muy poco el archivo musical de este Santuario, y las veces que me he topado con el mismo ha sido gracias la generosidad del archivero el padre Sebastián García, que conoce de mis aficiones y siempre me tienta a penetrar y profundizar en el mismo. Sin duda se trata de algo necesario, de una deuda pendiente con este Santuario, que en un futuro habría que abordar de manera seria, intensa y rigurosa. Me sorprende mucho que desde importantes discográficas como es la Universal se pretenda impulsar hoy la música sacra, la música gregoriana y este tipo de manifestaciones culturales surgidas bajo los cenobios más importantes de Europa. Digo me sorprende porque se trata de una nueva oportunidad de promocionar este Santuario, de recuperar y poner en valor la música sacra, concretamente la que se alberga en Guadalupe, bajo la atenta custodia de la Comunidad Franciscana y de aprovechar, por qué no, el Centenario de la llegada de los franciscanos a la Puebla que este año se conmemora, para trabajar en esta línea.

De momento yo tengo una idea interesante de la que os daré cuenta en su momento y que pretende de algún modo recuperar este legado. Le hablaré de ella al prior del Monasterio y le propondré ponerla en marcha, en plan piloto al principio, y si todo sale bien podría ser algo interesante para este pueblo, para Extremadura y para Guadalupe.

La música monacal nunca pasa de moda, simplemente no llega a la gente profana porque posiblemente no se le da la difusión y divulgación que requiere. Necesita por tanto de una importante campaña de marketing que sea impulsada por las instituciones implicadas y por las órdenes religiosas que custodian sus creaciones más interesantes desde el punto de vista musicológico y también desde la óptica cultural.


1 comentarios :

Fernando RESPONDER dijo...

Suerte. Todo esfuerzo por preservar nuestro patrimonio sea bienvenido. Y Guadalupe es el cofre de los mejores tesoros extremeños. Suerte otra vez.