"Cuando seas padre comerás huevos"

Hoy tenía que dedicar mi post del día del padre, que tradicionalmente se viene celebrando el mismo día de la celebración católica de San José, el padre de Jesús de Nazaret,cuya pasión y muerte conmemoramos esta Semana, la más santa del año. Realmente no soy un experto en celebrar esta jornada, pues tan solo llevo cuatro años ejerciendo mis responsabilidades como progenitor y tutor, y si os soy sincero tampoco me tomo yo esto como algo especial, ni siquiera montamos nada extraño ni parafernalias rimbombantes que no conducen a nada.

Siempre había escuchado eso de que "cuando seas padre comerás huevos", que como sabéis solía servir para ahuyentar algunos propósitos o mejor dicho algunos despropósitos que cuando eres joven pretendes poner en marcha, especialmente en etapas difíciles y conflictivas como la adolescencia. Siempre estaba esa frase para que de manera radical se frenasen nuestros aires de sublevación y nuestro natural e indómito comportamiento por pretender ir más allá y saltarnos a la torera ciertas normas y violar algunos límites de comportamiento claramente acotados, ya no sólo por el padre sino también por nuestra madre.

Muchas veces pienso que en los tiempos de hoy se ha perdido un poco ese espíritu que engloba y representa esta frase, hasta el punto de que la figura paterna y también la materna están perdiendo esa autoridad y ese espacio que en mi opinión nunca debieron perder, específicamente cuando llega una cierta edad y cuando movidos o impulsados por ciertas modas o quizás falsas creencias relacionadas con tintes de modernidad, de progreso o de no sé qué, dejamos a un lado nuestras responsabilidades y sucumbimos a los deseos, a veces malvados y fuera de contexto de nuestros engendros, entrando en una dinámica muy compleja, de la que dicen resulta muy difícil salir y resolver.

El mundo cambia muy rápido, y con él los comportamientos y las fórmulas de educar, enseñar o simplemente trasmitir, que los padres vamos adoptando. Como padre me preocupa mucho la situación actual, me inquieta y me provoca mucha incertidumbre el hecho de saber y conocer algunas de las reacciones, comportamientos y costumbres de nuestros jóvenes de hoy día, porque quien hoy es un niño recién incorporado al cole mañana será un adolescente, un futuro hombre de la sociedad que también hoy conformamos y en ese tránsito, en ese devenir natural hacia el futuro, me importa mucho saber y conocer cómo puedo ejercer mis responsabilidades con contundencia y seriedad, con serenidad y sosiego, y con el tacto necesario para que todo vaya bien.

La vida es un continuo aprendizaje y como tal, la paternidad, la responsabilidad para con los hijos también. Por ello, nunca podemos adelantarnos al tiempo, sólo prepararnos para el futuro y encomendarnos a la buena suerte para que todo vaya bien.

Feliz día del padre a todos los que lo seáis, y feliz día a los José, María José...

0 comentarios :