Guadalupe y su monasterio en Madrid

Ayer volví a mi pueblo natal, Madrid, donde siempre me gusta volver. En esta ocasión para asistir a la inauguración de una exposición temática llamada "Caminos de Guadalupe. Guadalupe en Madrid" y en nombre y representación de mi mismo, guadalupense de a pie, que aprovechando la oportunidad que el Ayuntamiento de Guadalupe me dió cediéndome una plaza en el autobús que llevo a todos los ediles hasta el Palacio Real, participé en un acto un tanto extraño, primero porque para entrar en el lugar, y dado que no tenía invitación de Patrimonio Nacional, tuve que pasar más controles que un magrebí en la frontera de Ceuta, y además tirar de algunos contactos en la Consejería de Cultura que permitieron mi acceso a las dependencias. En segundo lugar, todo fue muy raro, ya que por un lado estaban los invitados de audiencia, esos a los que la infanta Doña Elena, iba saludando individualmente (autoridades eclesiásticas, civiles y no recuerdo si militares), y por el otro, los menos vip, entre los que nos encontrábamos el resto, y que entramos unos minutos después. Realmente, algo incomprensible cuando todos estábamos más que identificados. Ni discursos, ni palabras de agradecimiento, el prior de Guadalupe -Fray Guillermo Cerrato- a un lado, ni vino de honor, ni nada...


Lo mejor de todo, el orgullo como guadalupense y como extremeño de que un gran número de piezas, muchas de ellas con las que siempre hemos convivido y conviviremos quienes tenemos alguna vinculación con el Real Monasterio, puedan estar expuestas durante casi dos meses en tres sitios emblemáticos del centro de Madrid, El Real Monasterio de La Encarnación, el Monasterio de Las Descalzas Reales y la Capilla del Palacio Real. Los tesoros de nuestro monumento más universal declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1993, podrán ser admirados por un gran número de personas.

Según recoge hoy mismo El País, "...La muestra está compuesta por 42 piezas entre pinturas, esculturas, minados, orfebrería y bordados, seleccionadas entre las numerosas que se conservan en el monasterio por el comisario Francisco Tejada. El recorrido de la exposición se inicia en la Capilla del Palacio Real, donde se han reunido piezas singulares y distintas, representativas de los que es el universo artístico del Monasterio con esculturas, orfebrería, bordados y pinturas, entre las que se encuentran la Apoteosis de San Jerónimo, Las tentaciones de San Jerónimo, Imposición de la Casulla a San Ildefenso y Fray Gonzalo de Illescas, de Zurbarán. También se muestran en esta sede dos tallas de Giraldo de Merlo"...

La exposición de entrada gratuita permanecerá abierta hasta el 30 de marzo de 2008, y será sin lugar a dudas una buena manera de acercar los tesoros de Guadalupe a los madrileños, y una oportunidad excepcional para que se profundice en la historia e importancia de este Santuario y Monasterio.

Fray Gonzalo de Illescas de Zurbarán os espera para no quitaros la vista en ningún momento.


0 comentarios :