Comienzo de año oscuro para Navatrasierra

|

Pues ya estamos en 2008, algo irreversible que de manera cíclica marca nuestro tiempo y que cada año vamos acatando con menos intensidad, sobre todo porque avanzar en el tiempo significa avanzar en la vida, echarse lastre y hacerse mayor. A mi personalmente no me gusta hacerme mayor, aunque tampoco se convierte en una obsesión. Simplemente acepto las reglas establecidas y procuro vivir el presente más que el futuro, aunque cuando eres padre las cosas son diferentes y siempre tienes la mirada fija en el horizonte, el que vislumbras y deseas como ideal para ellos, y el cual intentas cultivar -dentro de lo que es posible- con la mejor tierra sobre la que se deberán asentar las raíces futuras.

Los fines de año siempre nos traen memorias, balances y discursos políticos. De estos, el que más me ha interesado en los últimos años -debo confesarlo- es el que pronunció ayer nuestro Presidente, Guillermo Fernández Vara, al cual lo vi un tanto perdido entre focos y cámaras, será posiblemente por la poca costumbre en estos avatares (el discurso se hace una vez al año y esta es su primera ocasión) y porque lo suyo es mirarle a los ojos a cada persona, abrazarla y sentirla cerca. A pesar de esta evidente incomodidad, no defraudó a nadie, lanzó un mensaje muy "made in Vara", de esos que llegan al corazón y más adentro, de esos que nadie se siente desplazado y con una clara inyección de aliento y ánimo para el nuevo año, especialmente para quienes vivimos en esta querida tierra extremeña, donde entre todos podemos hacer mucho. Por lo demás me quedo con sus últimas palabras dedicada a los jóvenes, pidiéndolos prudencia y madurez para disfrutar de la noche con mesura y concierto. Convocándoles a sentirse parte de esta tierra, a quererse y querernos, porque ellos son necesarios, son el presente y el futuro, son especialmente necesarios para nuestra tierra y para cada uno de los extremeños.

En otro orden de cosas, la nota triste de este fin de año, me ha llegado de manos de Antonio Dávila, Presidente de la Asociación de Amigos del Camino Real de Guadalupe, cuando nada más abrir mi correo electrónico me ha contado el episodio desagradable -y yo diría intolerable-que han vivido los vecinos y familiares de la entidad menor de población llamada Navatrasierra, situada en la comarca cacereña de La Jara, en la zona posiblemente más desfavorecida de Extremadura, donde un corte de suministro eléctrico de 7 horas ha aguado las fiestas a unos ciudadanos, con igual o más categoría que cualquier otro que pueda vivir en otra zona de Extremadura. Estamos un poco hartos, de que las compañías, las multinacionales, esos monopolios, opas, fusiones o como quiera que se llamen, que siempre fastidian las fiestas a los mismos, no digo que voluntariamente pero es sencillamente una indecencia que hoy día, en pleno siglo XXI, aún suframos los abusos y perjuicios de este tipo de atropellos, cuando ni siquiera contemplan en el recibo de pago un descuento por este tipo de posibilidades, que casi siempre se producen en las zonas rurales.

Seguiré denunciando este y otros hechos, aún a sabiendas de que nadie con responsabilidad y capacidad de decisión me va a escuchar y va a tomar cartas en el asunto. A pesar de ello, me he atrevido a denunciar los hechos en el blog del Presidente de la Junta, porque creo que es un lugar donde no hay censura y donde es posible, afortunadamente, expresar con respeto lo que cada cual piensa. Desgraciadamente, quienes no escucharon su discurso a las 14:00 en Navatrasierra trasmitido por TVE, ya no lo pudieron hacer a las 21:00 en Canal Extremadura.

Ojalá, sea la última vez.

1 comentarios :

Antonio Parra dijo...

Veo que tienes pocos comentarios en tu blog. Voy a contribuir con el mío.
He acedido desde el cuaderno de Cuaderno de Guillermo y al menos encuentro un blog de los pocos que hay en la plaza de la cordialidad como le llamamos.
Y es curioso: en mi Blog (enemigo de lo ajeno) se hacen muchos comentarios pero pocos son de gente de Extremadura. Será porque me interesa más la politica nacional ( a pesar de que vivo la política municipal y regional desde primer plano) o porque la blogosferera en Extremadura es reducida?. creo que es por lo último.
Sobre tu post: Los apagones de Luz son "patrimonio" de los extremeños, ¿hay algún pueblo donde no se sufran apagones alguna vez al año? ¿porqué no se toman las medidas oportunas?. Esta última pregunta te llevaría, si la investigases, a desagradables sorpresas.
Y el problema no es escuchar o no escuchar el discurso del presidente, porque tambien se puede leer. Es más grave aún que en pueblos, como el mío, de 5000 habitantes (Monesterio)canal extremadura se vea en algunos hogares y con dificultad. Si bien es cierto, que puesto en contacto con CEXMA, el problema se va a solucionar en días.
Querido Felipe, por mucho que nos miremos al ombligo, Extremadura aún está en el furgón de cola. Y no es porque no se hagan esfuerzos políticos considerables, que se hacen, sino porque nuestra situación de partida era extremadamente mala. Poco a poco vamos cogiendo el ritmo. Y te aseguro que llegaremos.
Salud