Buscando a Mari Luz

La desaparición de niños se ha convertido desgraciadamente en un hecho cada vez más cotidiano, globalizado e inexplicable. En nuestro país un 60 % de las denuncias de desapariciones son de menores. Las que más han de preocuparnos son las que se refieren a casos como el de la niña de Huelva que en estos días trae de cabeza a un barrio de la ciudad y mantiene en estado de incertidumbre y desesperación a su familia. Después de una semana de su desaparición no he oído hablar a ningún político de ello. Afortunadamente los ciudadanos vamos muy por delante de los políticos y una de las redes sociales más conocidas de internet tuenti.com ya ha empezado su particular cruzada para buscar a la pequeña, donde se distribuyen fotos, teléfonos de contacto, etc. Un insólito gesto que nos indica a qué nivel se están situando este tipo de redes, el alcance que pueden llegar a tener, y el poder de convocatoria que tienen ya. Esperemos que además de estas iniciativas, en poco tiempo podamos encontrar a Mari Luz.

En cualquier caso resulta obvio que quienes tenemos hijos pequeños tenemos una gran responsabilidad, que ningún lugar es seguro y que este tipo de casos han de servirnos para abrir más si cabe nuestros ojos, incrementar nuestra vigilancia en determinados momentos y no confiarnos en ningún momento. No quiero yo con esto pretender crear un estado de psicosis que pudiera alarmar a la sociedad, sino reflexionar sobre la importante labor de padres y educadores sobre sus hijos y tutelados, más de lo que a veces pensamos y con una importancia mayor de la que en ocasiones le damos. Por tanto, mucho cuidado y mayor responsabilidad.

Sólo de pensar lo que estará sufriendo la familia y pensando en mi hijo, se me pone la carne de gallina.


0 comentarios :