Año bisiesto, año siniestro

Mi paso de nuevo por Aldeacentenera, una pequeña localidad cercana a Trujillo, donde tengo buenos amigos, me ha dado la posibilidad de entablar conversación con algunas personas mayores, cuyos resultados son siempre sorprendentes e ilustrativos. El tema que tocaba ayer en ese tipo de tertulias y encuentros improvisados que surgen cuando alguien le da confianza a este tipo de ilustres personajes no fue otro que las consecuencias y calamidades que en este año nos iba a deparar. Decía un señor del pueblo, mientras esperábamos en la puerta de la iglesia -en plena plaza y junto al ayuntamiento- para darle el último adiós al padre de un buen amigo, que este año pintaba mal, y recurría como casi siempre en este tipo de perfiles al refranero español afirmando que "año bisiesto, año siniestro", realizando un ilustrativo recorrido por su historia y dando pelos y señales de algunos acontecimientos que corroboraban y avalaban lo cierto del dicho popular. La cuestión es que la mayor parte de estos interesantes chascarrillos, dichos, refranes o "verdades" que se esconden en la tradición oral, fundamentalmente del mundo rural, tienen un interesante porcentaje de realidad, tanto que incluso aún existe un buen número de adeptos que recurren a este tipo de argumentos para explicar -evidentemente sin fundamento científico- lo que ocurre en el mundo, y no suelen fallar.

Puesto que estamos ante un año bisiesto y presuntamente este tipo de años no son muy buenos para las cosechas y faenas del campo, me he permitido traer a este blog algunos refranes más en esa línea, por si caso nos sirven para justificar algún extraordinario suceso, o acaso advertirnos sobre alguna indeseable cuestión que pueda acontecer, especialmente porque además de ser un año bisiesto también lo es electoral, y no es poco probable que aparezca alguien en plena campaña que haciendo uso del refranero, pretenda establecer alguna extraña relación de carácter agorero por votar a una u otra opción.

Estos son los refranes, por si acaso alguien les pretende confundir:

Año bisiesto, echan en ganados el resto.
Año bisiesto, hambre en el cesto.
Año bisiesto, ni viña ni huerto.
Año bisiesto, pocos huevos en el cesto.
San Matías, cata marzo a cinco días y si es bisiesto, cátalo al sexto.

0 comentarios :