Mensaje de Navidad

|

De la misma manera que nuestro monarca, Don Juan Carlos, o en el caso de Extremadura, nuestro Presidente, por primera vez Guillermo Fernández, nos ofrecerán el tradicional mensaje de Navidad, yo también voy a comenzar a emitir en todos los espacios de la blogosfera que tengo abiertos mi mensaje de pascuas, el cual espero que sea tradicional, porque eso significará que aún sigo dando guerra en estos avatares, claro está si no nos fastidia el invento el canon digital o alguna otra historia en esa línea.

Pues mi primeras palabras no van a ir para aquellos que no tienen ni conocen la Navidad, ni para los niños del tercer mundo que no tendrán para comer, ni para las personas que viven en soledad, ni para quienes no tendrán cenas en familia, ni para ninguno de los colectivos y de las situaciones que en estos días, a mi modo de ver con mucha hipocresía, pretendemos traer a nuestras causas, cuando a lo mejor el resto del año no hacemos nada para evitar precisamente esas situaciones. En este sentido, si quisiera entonar un deseo -lógico al venir de un músico- en favor del desarrollo de la ley de dependencia que evite que haya personas solas, en favor de la unidad global ante la pobreza y la corrupción y en favor de la lucha contra el hambre.

Mis palabras también en defensa de la familia, del mantenimiento y sostenimiento de este grupo social como primera y principal fórmula de humanización y de educación, como un pilar básico de la sociedad y un elemento indispensable para forjar un mundo más justo y equitativo. No olvidemos que muchas noches de Navidad sirven para discriminar a hermanos, hijos, padres, abuelos..., que por motivos, a veces pueriles y sin justificación, se distancian de su familia y jamás vuelven a encontrarse. Luchemos, y ahí está mi deseo, porque esto no suceda.

Para Extremadura, desearía que se abordasen con éxito las acciones que se han planificado, especialmente las que tienen que ver con el acortamiento de las distancias que existen entre lo rural y lo urbano. Además, desearía que nuestros pueblos se llenasen de niños y niñas, que este año subiese la natalidad lo suficiente para garantizar nuestro futuro.

Para España, primero que en marzo ganase Zapatero las elecciones.Después que ETA entregase las armas, que se suprimiera el canon digital y que bajasen los tipos de interés y que todo el mundo tenga trabajo.

Para el mundo, que se frene el deterioro de la atmósfera y que se acaben todas las guerras, guerrillas, conflictos y violencia existente, y que se lleve a efecto esa alianza de civilizaciones.

Para vosotros y vosotras, que durante todo el año estáis junto a mi en este espacio un abrazo muy fuerte y un deseo profundo de paz y bien para todos y todas.

1 comentarios :

Anónimo RESPONDER dijo...

Una muy buena idea eso de elaborar un mensaje que nos sirva de recapitulación y deseos para el año siguiente.

Tomo nota de la buena idea, Felipe ;-).

No es necesario tener miles de destinatarios para expresar tus deseos en estos días.

Un gran abrazo,
Carlos O.