Buen humor hasta el final

|

Hoy ha llegado a su final la VIII legislatura de la democracia española y lo ha hecho con el principal partido de la oposición más preocupado de reprocharle al gobierno a toda costa su negociación con ETA, que de intentar en su última oportunidad en el Parlamento, cautivar con su discurso y hablar con sensatez y concierto a los potenciales votantes en marzo. Desgraciadamente la legislatura nos ha dejado un mal sabor de boca, sobre todo porque no se han aprovechado ciertas cuestiones de estado, reivindicaciones de la amplia mayoría de ciudadanos, para lograr la unidad que por otro lado deseábamos. De poco le han servido al Señor Rajoy las palabras de Manuel Marín el pasado día 6 de diciembre, en el que conmemorábamos los 29 años de nuestra carta magna, aludiendo a los comportamientos poco afortunados que se habían vivido en el Congreso, de manera más intensa y notoria por los miembros del principal partido en la oposición, y que han desaprovechado de nuevo su turno de palabra para mostrar sus armas y sus argumentos. Y es que en cuatro años han hecho oídos sordos al clamor de la ciudadanía, especialmente el día del último atentado en Francia donde se demandaba una unidad de partidos, especialmente entre los mayoritarios, y donde volvieron a demostrar que son rencorosos y vengativos.

Menos mal que un, más que objetivo, balance de resultados y una buena bolsa de leyes sociales, nos permitirán poder emitir juicios de valor apropiados y no tener la menor duda de quienes deben volver a estar en lo más alto del Congreso, o al menos con cierto interés social.

Mientras tanto, nos quedamos con los gestos y las palabras que nos llenan y nos animan a seguir confiando en la democracia, en algunas de las personas que representan a los ciudadanos y en asimilar que detrás de todo parlamentario, en la mayor parte de los casos, hay una persona con sentimientos y con mucha y buena sintonía hacia los demás, sin perder los papeles y desde el respeto al otro, o si no escuchen a López Garrido y a Labordeta, en sus últimas intervenciones.



1 comentarios :

Antonio Parra dijo...

Para no generalizar: La Derecha fué, es y será siempre rencorosa y vengativa.
Es penoso el epílogo de la legislatura, donde se sometía a votación el veto del senado para la aprobación de los presupuestos 2008;
Martinez Pujalte o Martinez "el Facha" aducía para no aprobar los presupuestos que "el gobierno negocia con terroristas" sic. ¿se puede caer más bajo?.
El 9 de Marzo los ciudadanos pondran a cada uno en su sitio, y no me cabe duda que Rajoy y sus palmeros tienen un lugar reservado: EL PRECIPICIO.
saludos