El test para la violencia de género

Hoy es más fácil combatir la llamada violencia de género en este país, y en ese campo mucho se ha hecho desde el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pues la aprobación de las leyes de igualdad o la ley integral de protección contra la violencia de género, han logrado en cierto modo que al menos el agresor se lo piense. Evidentemente, las agresiones, violencia y muertes siguen existiendo, como así lo constatan las 67 víctimas en lo que va de año, y un total de 269 desde 2004. Sin duda alguna son cifras escalofriantes que nos han de hacer reflexionar sobre el papel que hemos de desempeñar en la sociedad, en los individual y en lo colectivo, para acabar con esta lacra a la que han dado en denominar "terrorismo doméstico".

Creo sinceramente que falta mucha información y formación, especialmente en el ámbito de la pareja, pero también en otras etapas como pueda ser la infancia o la adolescencia. Muchas veces estas conductas agresivas son heredadas en la niñez, en etapas difíciles como la adolescencia, y se convierten a partir de ese momento en una verdadera bomba de relojería que surge en algún momento y que puede acabar en tragedia, todo por una falta de gestión y digamos, detección precoz, del problema que se podría realizar, estoy seguro con muchas curas a tiempo, si se conociesen realmente los mecanismos o se trabajase de manera continua lo que se denominan políticas, acciones o valores de género, que deben estar muy ligados a nuestra evolución como personas.

Cuando se vive en pareja, existe además un compromiso matrimonial e incluso hay pequeños de por medio, todo se complica aún más. El día a día, las responsabilidades laborales y sociales y otra serie de condicionantes marcados por el ritmo, cada vez más intenso, en el que se mueve nuestra vida, nos impiden reflexionar sobre esto, e incluso nos limitan, de modo que en ocasiones, lo que se suele interpretar como normal, es posible que no lo sea tanto y quien sabe si, nuestros comportamientos son los correctos o por el contrario estamos sufriendo los primeros síntomas de lo que se considera un maltratador.

Muchos hombres viven sin conciencia de género, inmersos en una dinámica de convivencia continua, protagonizada por personas con genes y vivencias diferentes, donde surgen -imagino que como algo normal en la pareja- muchas discusiones y diferencias. Sería importante disponer de las herramientas formativas e informativas que pudiesen garantizar ese diagnóstico precoz, de tener a mano fórmulas que puedan ayudar a los potenciales maltratadores en caso de necesidad y que en la medida de lo posible se garanticen procesos de rehabilitación y de normalización. Por eso, las administraciones deberían ir pensando que lo mismo que existen test de la prueba de la glucosa, de embarazo o de otro tipo, no estaría nada mal que se pudiese crear el test psicológico para el potencial maltratador, donde un profesional pudiese ayudar a detectar de manera precoz este problema y con ello, además de salvar una relación de pareja, posiblemente también salvar la vida de muchas mujeres.

Os dejo con un vídeo que las Juventudes Socialistas de Extremadura han realizado.



0 comentarios :