Una de cal y otra de arena

|

Hoy hemos conocido dos noticias relacionadas con el partido socialista: una de ellas buena y la otra no tanto. La menos buena es que el Secretario General de los socialistas valencianos, Juan Ignacio Plá, dejará de ostentar en breve dicho cargo gracias a su implicación en un presunto caso de trato de favor en la reforma de su piso, lo que le hará salir por la puerta de atrás de este partido.La excelente noticia es que continúan las detenciones contra la cúpula del entorno de ETA y Batasuna, y que Garzón ha encontrado la fórmula que parece conducir hacia el final de la organización.

Respecto al caso de corrupción, llamémoslo así, no es el primero ni será el último que acontece en relación a la vida política, y de ello nos darán buena cuenta los medios de comunicación, siempre expectantes ante ese tipo de informaciones, por otro lado indeseables y polémicas. El poder y las tentaciones de este, son muy golosas para quienes son débiles, en todos y cada uno de los partidos, y especialmente al más alto nivel, donde precisamente existen mayores controles. La honradez en la política como en todo es un valor añadido que no todos tienen, y de ahí la necesidad de realizar, en ese partido y en todos, un trabajo de conocimiento y de cofianza absoluta en las personas, que permita elegir a un determinado representante o responsable, no por lo que nos haga la pelota o las influencias que tenga, sino por sus capacidades y sus comportamientos en la sociedad.

En cuanto a la lucha antiterrorista del gobierno de Zapatero, creo que se está produciendo a la velocidad y en cumplimiento de las expectativas que la ciudadanía tiene puestas en él. Después del fallido intento del diálogo, no existe mejor terapia que la de hacer justicia desde las bases democráticas y con las armas legislativas que esta nos ha dado. En este sentido Garzón sigue siendo valiente y no cesa en su empeño, ya maduro, de acabar con la banda, como así lo desean también la amplia mayoría de españoles y españolas.

0 comentarios :