Reedescubrir e imaginar la Ribera del Marco en la ciudad de Cáceres

|

Hace unos días el periódico Extremadura -aunque antes ya estaba colgado en mi "Río Escondido"- me publicaba el artículo llamado "Futuro de la Ribera del Marco" en el que pretendía hacer un llamamiento sobre la necesidad de redescubrir este espacio de la ciudad de Cáceres, singular y genuino donde los haya. Víctor Santiago, blogger y Concejal de Innovación y E-administración del Ayuntamiento de Cáceres también se ha referido a este rincón en un artículo publicado en ese diario en el día de ayer.

Su columna "Recuperar la ribera del Marco" me parece de lo más oportuna, en un equipo de gobierno de una ciudad como Cáceres que pretende hilvanar en estos primeros meses de legislatura las diferentes políticas y actuaciones para los próximos cuatro años. Víctor lo sabe y me gustaría trasmitiros también a vosotros mi humilde aportación a todo esto. Cáceres es una urbe muy singular, casi como diríamos un pueblo grande, y por ello se deben aprovechar una serie de circunstancias y particularidades que existen en ellas. La ribera del Marco es un espacio muy singular, no exento de problemas de mucha índole, cuya conjugación necesita de un gran esfuerzo y sobre todo de una desinteresada implicación social. El apoyo político no puede ser más claro y evidente, incluso Santiago ha tenido el coraje de publicarlo en un diario regional, pero quienes como vecinos, viandantes, turistas, visitantes o simplemente como sería mi caso, amantes de lo tradicional y de la revalorización de nuestros orígenes, no podemos vivir ajenos a este nuevo horizonte de esperanza que se nos ofrece para esta ciudad.

Mi deseo más sincero para el futuro de esta ribera, no es otro que el de ver satisfechas las expectativas de sus gentes, el de afianzar la historia de sus orígenes mediante la puesta en valor de sus señas de identidad y el de disfrutar como extremeño de algo, a lo que creo no podemos renunciar por nada del mundo, y cuya extinción nos dolería hasta la muerte, y quien sabe si después incluso no seguiría apenando nuestra alma.

0 comentarios :