Pavarotti muere el Día de Las Guadalupes

Tal y como estaba prevista se celebró la ofrenda floral con cierto desorden provocado por la masiva afluencia de personas, encabezada por los miembros de la Asociación de Discapacitados Físicos y Psíquicos de Las Villuercas, ASDIVI, demostrando una vez más que saben estar a la altura de las circunstancias y que se encuentran perfectamente integrados en cuantas manifestaciones populares se realizan en La Puebla. A quienes de alguna manera nos duele sus reivindicaciones y sus necesidades nos sentimos muy orgullosos, tanto de ellos como de sus educadores, de que estén presentes en tan solemne acto.



Por lo demás, ayer tuve el honor de acompañar como invitado a las Damas de Santa María de Guadalupe. Primero en la ofrenda, después en la misa extremeña y posteriormente en la comida de hermandad que celebraron en la Hospedería del Monasterio. Me sentí realmente incómodo, pues uno no está acostumbrado a sentirse mimado, cuidado y protagonista, aunque he de reconocer que a medida que iba pasando el tiempo me acomodé a mi sillón de invitado, posiblemente porque cerca tenía a Paula Torrejón y a Guadalupe Gonzalo, damas con las que más trato y a las que agradezco tanto cariño y tanta atención hacia mi persona. Realmente este grupo de mujeres, más de un millar, a las que ayer se incorporaron cerca de otra centena, son unas infatigables trabajadoras en pro de la devoción a la Virgen, asisten de manera magistral el puesto de socorro de atención a los peregrinos y no cesan en programar y organizar actividades culturales, dentro y fuera de su vocación religiosa. Mi buen amigo el franciscano Sebastián García no escatimó en elogios en el poema que las dedicó en su treinta aniversario de su creación, al que me sumo como humilde colaborador y persona agradecida hacia su labor y hacia su manifestación continua de cercanía.

Mañana, tendré el honor de aparecer en la pequeña pantalla en lo que será la celebración eucarística del Día de Extremadura. Por supuesto que como miembro de la Coral y en la Real Basílica del Monasterio. Si os queréis conectar lo podéis hacer en la página web de la televisión pública extremeña.

No quisiera despedirme sin sumarme al dolor por la pérdida de un gran tenor, posiblemente de los mejores de la Historia, Luciano Pavarotti. ¡Descanse en paz!

Os dejo con el Nessun Dorma que interpretaba como nadie.


0 comentarios :