Suenan tambores y clarines en la plaza de la Puebla y Villa de Guadalupe

Esta tarde he tenido la oportunidad de vivir, que no de disfrutar, del primer encierro vespertino de los festejos taurinos de Guadalupe, una tradicional cita con la suelta de reses en el coso de la Plaza de Santa María de Guadalupe, cerrado para la ocasión con una estructura de hierro y graderío construido por las diferentes familias locales que así lo desean. Todos los años ocupan su sitio los mismos, o casi los mismos. Así tienen su propio rincón "Los Bragañas", "Los Chaparros", la Peña "La Piltra", etcétera.

Esta es sin duda una de las fiestas de la Puebla, junto a las patronales de septiembre, más populares y esperadas, en las que no faltan las tradicionales peñas taurinas, encabezadas por la de "Los Amigos", la que diríamos es la peña matriz, a la que le acompañan o complementan otras como las de "La Piltra", "Los Tres Chorros" y un sinfín de ellas que cada año nacen y desaparecen con la apertura y clausura de los festejos.

No falta la Banda de Música de Guadalupe, dirigida por Cesáreo Plaza, donde tengo la responsabilidad de interpretar el papel de clarinete principal, por supuesto tocando mi viejo clarinete "Amati" que ya va a cumplir un cuarto de siglo, y en cuya renovación tengo que ir pensando. Hoy en la plaza se han escuchado las notas de "El Gato Montes", "Amparito Roca", "Paquito Chocolatero" o la "Morena de mi Copla", entre otros quizá menos conocidos como "Ragón Fález".


En fin, que la diversión, el jolgorio, el encuentro, la hermandad, la borrachera y la resaca, el desmadre y la amistad en plena salsa, forman parte de unos días entrañables en los que los guadalupenses, unos más que otros, nos sentimos plenamente integrados en la tradición y el sentir de este pueblo torero desde hace años y con una historia propia en los encierros y lidia de reses al estilo, llamemósle tradicional.

¡Qué no decaiga la fiesta y la convivencia pacífica y amistosa!


0 comentarios :