Los caminos públicos son para el uso y disfrute de todos, sin excepción

Resulta muy gratificante saber que existe un grupo de personas sensibilizadas con los caminos públicos y el uso público que se les confiere por Ley, pese que algunos y algunas se empeñen en borrar sobre el terreno lo que los mapas y la cartografía han recogido desde hace siglos. En concreto me refiero al camino real de Guadalupe a su entrada en el término municipal de Guadalupe, que podría ser cualquier otro de los que atraviesa esta vía. Parece que cuando un bien común de utilidad social deja de utilizarse pasa a pasar parte del patrimonio de alguien que pretende engrosar su inventario de bienes a costa de los demás. Se trata por tanto de una práctica habitual, cuyas consecuencias he comprobado en infinidad de ocasiones, como senderista, como paseante y también como estudioso que fui de un tramo de la Vía de la Plata, específicamente la Cañada Real de la Plata, a su paso por Extremadura y Castilla-León.

Según me cuenta las gentes de la asociación de senderismo "Maragatos" de Guadalupe y de la Asociación de amigos del Camino Real de Guadalupe, este problema ha surgido cuando pretenden trazar y recuperar las vías de acceso a la Puebla y a su Santuario, en respuesta a esa llamada que el año jubilar guadalupense ha lanzado y como una acción más de engrandecimiento y acercamiento a este pueblo en el que tengo el privilegio de vivir.

Las palabras de rabia de Antonio o de Rocío vienen a mostrar una vez más lo que tantas veces aparece: caminos cortados por alambradas, construcciones ilegales en la traza del mismo, plantación de árboles y apoderamiento del mismo... Toda una serie de ilegalidades y de atropellos en cuya denuncia debemos actuar todos.

0 comentarios :