Libertad de expresión absoluta

|

Desde que en el año 1992 Tim Berners Lee diese los primeros pasos en la creación de espacios Web, similares a lo que hoy día conocemos como blog, weblog, bitácoras y otras denominaciones, el mundo virtual denominado "blogosfera" no ha dejado de incrementarse en adeptos, tanto en el número de personas que crean y alimentan el blog como aquellas que de algún modo se constituyen como lectores o seguidores de quiénes expresan sus opiniones en ellos, estableciéndose en algunos casos interesentes fórmulas de comunicación entre emisor y receptor, que hace unos años eran impensables y que sitúa a este tipo de espacios en una nueva dimensión comunicativa sin precedentes, la cual genera un nuevo espacio de libertad de expresión absoluta y un acervo de conocimiento libre a disposición de la humanidad, generado por miles de cerebros diversos y dispersos que ofrecen sus opiniones, reflexiones y emociones, a través de una red abierta y sin mayor coste que el que supone la línea de conexión a la red, sin censuras, y posibilitando el establecimiento de relaciones humanas muy profundas y generando una nueva concepción en la expresión y creatividad.

Después de casi dos años de inmersión en estas lides cibernéticas he de confesar que he madurado mucho en el manejo de las diferentes herramientas que me permiten expresar mis opiniones de manera libre, en el formato que yo mismo elijo y además ilustrarlas con un sinfín de fotografías, vídeos y otros archivos multimedia, que yo mismo he generado o que otros han generado para que yo libremente use. Sin duda el hecho de disponer de una serie de plataformas virtuales especializadas en esta materia, y cuyo coste –insisto en ello- es nulo, permite a quiénes deciden embarcarse en esta filosofía y modelo de expresión, sentirse parte de esa sociedad del conocimiento de la que tanto se viene hablando en los últimos años, interactuar con personas con inquietudes similares de manera voluntaria y sin trabas, manifestar y argumentar ideas y pensamientos que de otra manera sería imposible, o al menos mucho más complejo. Este pequeño rincón sin puertas nos ha permitido de alguna manera compartir y dar a conocer nuestro patrimonio personal, aquel que sólo se suele dar a conocer a quiénes se encuentran más cerca y además nos ha posibilitado sumar conocimientos, de tal manera que cuando miles de personas ofrecen su fuente de conocimiento en torno a un tema concreto se convierten sin quererlo en la mayor y más completa enciclopedia que existe, eso sí con cierta dispersión en cuyo orden habrá que trabajar. En este sentido la denominada Wikipedia, el canal Youtube u otras plataformas "online", son un buen ejemplo, como lo demuestra la reciente creación de un canal de la Unión Europea en Youtube, una clara evidencia de la cercanía y de la conexión que se establece con este tipo de estructuras, alimentadas en su mayoría por ciudadanos y ciudadanas anónimas o al menos sin afán de protagonismo que se sienten de algún modo realizadas con el intercambio de conocimientos.

Es evidente que los blogs tienen impacto en la actualidad, que en el mundo de la blogosfera se incorporan cada día un gran número de nuevos espacios de expresión, que buscan en la virtualidad y globalización una oportunidad para la libertad, para llegar a cuanta más gente mejor y para dar rienda suelta a sentimientos y emociones. Determinadas especialidades o materias como la política, el periodismo o la literatura han encontrado en las weblogs un firme aliado para la expresión y la creatividad. Se trata –al menos así lo entiendo yo- de una revolucionaria manera de vivir y de comunicación para determinadas personas, especialmente para aquellas que de otro modo no tendrían la oportunidad de tener voz y de establecer ciertos diálogos. Su accesibilidad, la inmediatez de la conquista personal, democrática y descentralizada de la blogosfera, la sitúan en un plano trascendental en el campo de la democracia participativa, también denominada ciberdemocracia o política 2.0. y es por ello que el futuro de la sociedad del conocimiento y de la implicación de la ciudadanía en ella pase por impulsar el uso de esta herramienta que cada día crece más. José Martí decía que "la libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía" y si hoy día existe algún mecanismo eficaz para poder conquistar este derecho, sin tener que pagar ningún precio, incluida la vida, es precisamente la blogosfera y desarrollo en el futuro.

0 comentarios :