REGALO DE REYES

|

A medida que uno va cumpliendo años los Reyes Magos de Oriente se van haciendo perezosos, no porque no merezcamos regalos, que también, sino porque evidentemente la prioridad para ellos siguen siendo los más pequeños, algo tradicional desde hace veintiún siglos y cuya tradición deseo sea eterna.

Este año, sin embargo se han estirado conmigo, tanto que me han hecho llegar el regalo a través de Internet, sí digo bien a través del ciberespacio. Son tan auténticos, que han querido que me descargase el Linex2006 y que lo instalase en mi ordenador personal. La verdad es que estoy contentísimo con el detalle, sobre todo porque no me ha costado un duro y porque concibo que el hallazgo ha sido una revolución, no sólo para mí sino también para mi pequeño, quién ha encontrado una mascota genuinamente extremeña que a buen seguro le acompañará durante muchos años de su vida.

Lo que son las cosas, han tenido que venir las realezas lejanas para que un servidor descubra las ventajas y facilidades del software libre made in Extremadura, para que sonría cuando a golpe de clic en el ratón aparecen en los iconos palabras como Guadalupe, Espronceda, El Brocense… Creo que en poco tiempo este nuevo lenguaje del conocimiento, nacido en esta maravillosa tierra, nos va a permitir ser más libres, sentirnos si cabe más extremeños y navegar hacia el futuro con muchas oportunidades en el campo de las nuevas tecnologías de la información. La profecía que alguien dijo sobre la implantación de la sociedad del conocimiento se va consumando a medida que pasan los años, y a ella ha contribuido -sin ningún tipo de dudas- la creación del Linex y todo lo que gira a su alrededor.