LAS PALABRAS DEL RESENTIMIENTO

|

Está claro que el atentado del 11 M y los resultados electorales de marzo de 2004 van a estar presentes, de manera constante y yo diría obsesiva, en los debates más importantes que acontezcan hasta el final de esta legislatura, y es posible que esta omnipresencia incluso traspase esa frontera y vaya más lejos. El único objetivo que parece perseguir el PP en esta legislatura es precisamente quitarse esa espinita que tienen clavada desde que fueron derrotados en las urnas y esa inesperada forma de perder el poder que les sorprendió víctimas de su engaño y manipulación. Como se suele decir “se cree el ladrón que todo el mundo es de su condición” y eso es precisamente lo que puede aplicarse a las intervenciones públicas y en el Parlamento de los máximos responsables de esa formación política que se afanan en derrotar y desbancar a toda costa la política de Rodríguez Zapatero, sin importarle para nada las formas y expresiones dialécticas malsonantes e impregnadas de odio, que recuerdan en el tono a discursos de otras épocas afortunadamente superadas aunque no olvidadas.
Lamentablemente lo que se escuchó - proveniente del líder de la oposición el pasado lunes en la comparecencia del Presidente del Gobierno- fue un discurso cargado de desprecio, no sólo al gobierno del país sino a todos los que confían en la política como herramienta para el progreso de los pueblos, el entendimiento de las gentes y la solución de problemas de toda índole. El derecho a discrepar es fundamental e incluso necesario, sin embargo el ejercicio del mismo en las instituciones democráticas debe ser siempre comedido y respetuoso, alejado de fanatismos y obsesiones perseverantes que no conducen a nada y sobre todo constructivo, máxime cuando se aspira a representar y defender los intereses de todo un pueblo que juzga, día a día, paso a paso, y cuando está en juego algo tan importante. Mientras tanto, la llamada a la unidad ante el terrorismo y el reconocimiento de los errores cometidos por el Gobierno son sin duda un nuevo punto de partida para seguir soñando con el final de ETA y avanzar hacia la paz

0 comentarios :