EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

|

No me puedo creer que uno de los programas de televisión –para mi- más interesantes que se ha creado en Extremadura, El Lince con Botas, esté a punto de desaparecer o al menos de no aparecer en la pequeña pantalla, por desavenencias entre la productora y la dirección de la televisión pública extremeña. Sin duda que esta noticia, si finalmente se confirma, causará un importante impacto en el movimiento conservacionista de Extremadura, por tratarse de una especie protegida y tal y como están las cosas en peligro de extinción. Digo movimiento conservacionista porque a buen seguro, de la misma forma que quién escribe estas palabras, miles de extremeños y extremeñas, se identificaban con este programa, con su manera de enfocar y divulgar la cultura y valores de Extremadura, con su música y con filosofía genuinamente extremeña.

Cuando la televisión en Extremadura apareció de manera fugaz en nuestros hogares, en medio del rifi-rafe político que abortó el primer intento de televisión regional, el pequeño lince se coló en la sociedad extremeña, como un símbolo del trabajo bien hecho desde Extremadura, como una imagen de esperanza y de ilusión con la que arrancaban las primeras emisiones, como una puerta que se abría y que habría de conducirnos hacia la futura radiotelevisión, hoy hecha realidad, y que se hace hueco de manera éxitosa en el abanico amplio y diverso que nos invade.

Este Lynx pardinus tan extremeño y tan nuestro, merece mejor suerte, y en ese empeño se debe trabajar, desde la productora y desde la CEXMA, buscando un punto de encuentro hábil y generoso con la sociedad extremeña, un plan de conservación que permita mantener viva esta especie en evidente peligro de extinción.