La firma electrónica crece sin parar

|

De la misma manera que en cuestión de poco tiempo se producirá el apagón definitivo de la Televisión clásica o analógica, en unos años la firma electrónica se habrá convertido en algo normal, obligatorio y casi exclusivo a la hora de tramitar documentos con las Administraciones, como ya sucede para la solicitud de las ayudas de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Se trata de una de las medidas más ambiciosas de la Administración que ya con el DNI electrónico ha abierto un camino al que aún le queda trecho, pero que todo parece indicar, será de obligado tránsito para quienes deseen formular algún tipo de trámite administrativo. La e-administración ya es una realidad, aunque todavía la brecha digital existente, especialmente en las zonas rurales -precisamente las que se benefician más a mi juicio por estar a más distancia de los centros administrativos- limita bastante la plena integración y consolidación del que será en pocos años el modelo administrativo existente.

Hace unos días tramité para la empresa para la que trabajo la firma electrónica, desde mi propio PC y con una ratito en la oficina de registro, en este caso la Agencia Tributaria, se ha logrado la firma electrónica que abre sin duda muchas puertas y sobre todo ahorra mucho tiempo.

Según se recoge hoy mismo en el País, "En España hay casi cuatro millones de ciudadanos con el nuevo DNI electrónico, y otro millón más de entidades y personas con certificados digitales que ofrecen las mismas garantías jurídicas a procedimientos electrónicos como la firma de seguros, hipotecas o contratos bancarios. A finales de 2009 habrá 10 millones con documentos electrónicos. A la Administración y a las empresas les interesa la firma electrónica porque ahorra costes. De hecho, la ley prevé que todas las administraciones y las firmas de más de 100 empleados o con operaciones de más de seis millones de euros permitan a ciudadanos y clientes usarla".

La firma electrónica por tanto es algo que se está imponiendo, lo que a buen seguro me llevará en las próximas semanas a gestionar la mía individual y la de algunos colectivos que dirijo. El procedimiento es relativamente sencillo y por tanto, os animo a ello.

0 comentarios :