De Monfragüe a Plasencia

|

Hoy he presentado a mi hijo a los buitres negros y leonados del Salto del Gitano del Parque Nacional de Monfragüe. Hace unos días su madre y yo le veníamos poniendo en antecedentes y la verdad es que ha sido impresionante. Vaya como estaba hoy el parque y su entorno, petado de gente de todos los lugares. Entre la Feria Internacional de Ornitología, FIO, y el puente de Andalucía, esto parecía de todo menos un lugar para la tranquilidad y el disfrute de la naturaleza. Supongo que será el precio que tenemos que pagar por la denominación de nacional, y sin ser yo de los que piensan que no haya que proteger determinados lugares, en el fondo pienso que, o se controla muy bien, o la cuestión se puede desmadrar hasta el punto de poner en peligro la integridad de lo que se pretende proteger. Monfragüe, además de parque nacional, creo que también es o aspira a ser reserva de la biosfera, con lo cual, con mayor motivo aún se ha de cuidar este detalle de no superar lo que técnicamente se conoce como "capacidad de carga" de un determinado espacio. Otro detalle importante de nuestra ruta por este lugar privilegiado ha sido el de traer hecha la comida de casa en la merendera y comer a pocos kilómetros de Plasencia, en plena Cañada Real de la Plata, y en un bosque de alcornoque. No era un parque ni nada parecido, pero al menos era un lugar de todos y en el que hemos estado en la gloria. Realmente, con estas experiencias y otras similares, vividas en otros lugares, estoy en condiciones de reivindicar para las Villuercas una figura similar e incluso menor de protección a la que tiene (en estos momentos algunas ZEPAS, LIC´S y poco más), o sea que nos dejen tranquilos, y que todo esté bajo control, al menos desde el punto de vista de la naturaleza.

Al final de la jornada hemos conocido a alguien especial, un amigo de la plaza de la cordialidad, al que el destino o quien sabe si alguna fuerza superior ha querido que le dé un fuerte abrazo y hayamos compartido en familia y amistad un pequeño rato en el Hospital Virgen del Puerto de Plasencia. El Soñador de guardia, Paco Martín o simplemente Paco. Sin duda, un buen remate para una jornada lejos de la oficina, de la campaña, del estrés diario y de los compromisos sociales que uno tiene, a veces demasiado asfixiantes.


0 comentarios :